Prostitutas madrid catalogo prostitutas para menores de edad

prostitutas madrid catalogo prostitutas para menores de edad

El , como cualquier otro supermercado, hace un horario muy parecido a un Eroski: El siguiente día me planto en la puerta del a las 9 de la mañana.

Hoy no me pilla el toro. Luego pienso que igual voy a parecer muy desesperado llegando el primero. Prefiero gastar media hora tomando café en la terraza de al lado y observar. En ese rato veo entrar hasta a cinco hombres al edificio. En los foros de prostitutas que los hay y con una cantidad de información ingente sobre el sector avisan de que en la puerta del hay un tipo con un bate de béisbol que hace las veces de guardia de seguridad. Sería en otros tiempos o sería un mito; ahora no hay nadie que controle y entro.

También advierten en esos foros de que en el es muy difícil pasar del primer piso. Hay burdeles en las cuatro plantas, pero llegar a la segunda es casi misión imposible.

Hay al menos seis. Me miran mal y el ambiente es hostil. Una chica rumana me tira de la camiseta. No son ni las diez de la mañana, pero ya huele a alcohol. Salgo y subo las escaleras a toda prisa mientras la rumana de antes me dice algo en su idioma. Sólo hay un piso abierto.

Pero ahora muchos han cerrado. Se disculpa porque sólo tiene una chica disponible y me pide que la vea sin compromiso. Así funciona este edificio: Sale una joven mulata adormilada, le digo que me lo pienso y que ahora le diré algo, la chica vuelve a su cuarto y yo me quedo un rato hablando con la madame. El de Delicias, entre un bar y un bazar, abre las puertas de 9 de la mañana a 10 de la noche D.

También me dice, con poca convicción, que las chicas no viven allí: También me dice que cada burdel es independiente de los otros. Yo le pregunto que por qué y ella me dice que porque así es la vida. Que si me interesa la chica. Ya le estoy haciendo demasiadas preguntas. Salgo y subo al tercer piso. En el tercero también hay una sola puerta abierta.

Tiene un cartel en chino, escrito a boli en una hoja de libreta. Pero en la puerta hay una señora colombiana que me atiende. Se conoce que es cliente habitual, porque lo reciben casi con honores de jefe de estado. Yo aprovecho la confusión y me largo. Dentro distingo hasta tres voces femeninas con acento latinoamericano.

La vulnerabilidad es clave. En la víctima genera consentimiento por necesidad. Para el tratante el proxeneta genera la oportunidad de explotación.

En esto consiste el delito. Aparte del delito de facilitación de prostitución, el abuso de una situación de vulnerabilidad con fines de explotación sexual anula cualquier consentimiento aunque la persona sea mayor de edad. Óscar, mi jefe, sí sabía, pero no me dijo nada. El cliente me pidió sexo anal, y le dije que no. Como pude, me defendí. Todavía me dijo que así le gustaban las mujeres, pegonas. A la par de la cama, hay un botoncito por cualquier emergencia. Eso no lo saben los clientes.

Logré apachar el botón, pero ya me había dejado el ojo morado. Es grande, tiene unos sus 50 años, moreno. Con un hombre así, siente uno que se va a morir. Es raro porque se viste bien. Y pensé, por lo menos éste no me va a tratar mal. Pero sí es bien grueso. Dicen que trabaja en un banco, aunque yo no creo. Sólo en una noche puede gastar hasta Q5, Un día se juntaron todas las mujeres en la casa cerrada para pedirle a Óscar, el proxeneta, ya no dejara entrar a este cliente.

Todas le tenían miedo. Les respondió que si ellas iban a pagar lo que él consumía, ya no lo dejarían entrar. Un año después encontraron el cuerpo de la mejor amiga de Mishelle sin vida entre sangre y colmillos de cocaína.

Era la amiga que la había ayudado cuando quedó embarazada y que le presentó la casa cerrada. Estaba en uno de los cuartos privados de la casa cerrada. Otro cliente la había matado. Este cliente frecuenta la casa cerrada todavía. Mishell trabaja 75 horas a la semana. Entre lunes y miércoles, de 3 de la tarde a 2 de la mañana. Gana de sueldo base un tercio del salario mínimo. Su proxeneta explotador sí gana bien.

Las tarifas son Q para que Mishell baile en el escenario tres canciones que ella escoge. Q por bailar en privado una canción que el cliente pida. Q por sexo oral. Q1, por sexo vaginal. Q2, por sexo anal. Y los Q por cubetazo de cervezas. A pesar de que el proxeneta le ofrece la mitad de todo lo que a él le pagan y que Mishelle trabaja 75 horas a la semana, horas al mes, gana unos Q7, Allí estoy ganando no tan bien, ni tan mal.

Aunque no es suficiente. Q de alquiler de cuarto no casa. Q1, por pagar a la niñera que le cuida a las niñas. Q al mes de guardería de la niña grande.

Aquí van casi Q2, Ahí ya van unos Q3, mensuales. Y todavía no se han contado lo que paga en extorsiones. A pesar de esto, Mishell no se imagina irse de la casa cerrada. Trabajar en la calle como otras sexoservidoras le da demasiado miedo.

Por lo menos donde estoy hay alguien que nos cuida. Se refiere a Carlos y otros dos hombres de la casa cerrada, encargados de la seguridad de las trabajadoras. Aunque recuerda al narco y a su amiga asesinada y admite que no se siente protegida. Hace ocho meses, un pandillero que se llama Marlon empezó a extorsionar a Mishell y a las otras chicas.

Es un muchacho joven que entra cada noche como cliente, compra una cerveza y pide Q a cada una de las chicas. Los tres empleados de seguridad y los de la puerta saben a qué viene. Una vez se unieron para negociar con el extorsionista y pedirle que bajara la cuota a Q50 por día. Hay unos que llegan a la casa cerrada , tal vez no es tan digno como ellos piensan.

Aunque yo nunca lo haga. Yo venía para el trabajo y los policías me vinieron a preguntar si ya tenía el dinero. Me pidieron Q pero como iba a entrar no tenía. No había hecho nada todavía. Entonces fui a decir a mi jefe que me prestara porque tenía que pagar unas cosas.

Si Mishelle gana Q7, y gasta en vivir con sus hijas unos Q5,, el resto se le va en extorsiones para el pandillero y la policía. Por trabajar 75 horas a la semana, horas al mes, dando servicios sexuales en una casa cerrada, desde que tiene 15 años hasta ahora a sus 19, Mishell gana Q5, Si le pagaran Q5, en cualquier otro trabajo que requiera que trabaje 75 horas a la semana, ella se iría de la casa cerrada.

Mi garganta se hace un nudo. Denunciar la extorsión haría que cerraran la casa cerrada y que rescataran a Mishell y las otras chicas que son víctimas de explotación sexual. Y el Estado tampoco podría asegurar su vida. Ya es mayor de edad y no hay ninguna casa segura para mujeres adultas, todas son de fundaciones y organizaciones civiles.

Y una de las entrevistas fue el 8 de marzo de , el día que trabajadores estatales encerraron a 56 niñas en una habitación y no les abrieron cuando empezó un incendio para que murieran Al final, todas las mujeres y adolescentes de la casa cerrada decidieron hablar con el proxeneta y les dijo que ya no van a dejar entrar al pandillero. Era una noche cualquiera. La llamaron desde la barra con el nombre que usa en su trabajo.

Un cliente quería tomar cubetazos de cervezas con ella. No se reconocieron hasta que Mishell ya estaba parada frente a él. Una manera de disasociarse es usar un nombre diferente.

Así separa el ambiente de la casa cerrada y su vida privada. Lo mismo ocurre con su aparencia. Me explica que cuando se arregla para empezar su turno siente que se transforma. Ya no soy yo, soy otra. Pero ello no parece preocupar mucho a sus clientes, mayoritariamente jóvenes que se alejan del perfil de hombre que antes frecuentaba La Rambla en busca de sexo barato.

Los clientes de las subsaharianas tienen entre 20 y 30 años, van en pequeños grupos y en muchas ocasiones son turistas. La Guardia Urbana y la policía controlan de cerca la nueva prostitución de La Rambla.

La Guardia Urbana ha incrementado sus dotaciones en las zonas de Canaletes y Colón para evitar que las chicas rebasen el actual perímetro.

Los responsables de algunos bares ya han hecho llegar su descontento al municipio, ya que los clientes de las terrazas se quejan del acoso de ciertas prostitutas. También la Associació d'Amics de les Rambles ha expresado su malestar por la situación.

Pese al aumento de la prostitución en La Rambla y la Ciutadella, los cuerpos de seguridad no han sido capaces de detectar la existencia de redes que trafiquen con las chicas.

prostitutas madrid catalogo prostitutas para menores de edad

Prostitutas madrid catalogo prostitutas para menores de edad -

Pero parece que no. Hoy llovizna 18 Los burdeles "se disfrazan como hostelería"tal y como señala el profesor de Derecho Administrativo de la Universidad de Extremadura. Si no nos ayudamos entre nosotros, con lo mal vistos que estamos Desde chicas particulares a clubes ocultos en semisótanos, pasando por consultas de masajistas con final feliz. Ese es el indicio que nos dice que dentro hay prostitución", apunta. Una psicóloga opina sobre el caso. Tengo 18 añitos y recibo en mi piso privado de Diego de León Madrid Son estudiantes que han elegido libremente llevar una doble vida. Ofrecen servicios sexuales para mantener un elevado tren de vida y lo hacen sin remordimientos. Por eso, a pesar de contar con un certificado de expulsión, la policía no puede devolverlas a su país de origen tal como establece la Ley de Extranjería. También me dice, con poca convicción, que las chicas no viven allí: Ellas les sonríen, les halagan, les hacen sentirse estupendos Saludan a los gorilas vestidos con traje negro que vigilan el acceso, entran, se piden una copas 12 euros el cubata, 10 euros el refresco y se acodan en la barra ovalada mientras una treintena de mujeres dan vueltas a su alrededor, en plan pasarela, y se van parando sucesivamente junto a ellos para que comprueben el material.

Prostitutas madrid catalogo prostitutas para menores de edad -

Y todavía no se han contado lo que paga en extorsiones. Era la amiga que la había ayudado cuando quedó embarazada y que le presentó la casa cerrada. Aquí no hay peleas. Es decir, la justicia nunca llega ni a conocer a la gran mayoría de las víctimas. Al pasar el portal hay unas escaleras que suben al primer rellano, donde te reciben 4 puertas de madera carcomida.